V. La Obra del Anticristo en la historia
© Estudiantes de las Profecias  

LA OBRA DEL ANTICRISTO EN LA HISTORIA

By Estudiantes de la Profecía (mensajeros@mixmail.com)

 

Una de las más grandes evidencias de la "segura palabra profética" se halla en el cabal cumplimiento que ha tenido y sigue teniendo la profecía que describe la obra del Anticristo en este mundo.

Luego de la caída de Adán y Eva, Dios se dirigió a la serpiente y pronunció una impresionante profecía que ha visto su realización a través de las edades desde ese entonces:

 

"Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; éste te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar" (Gén.3 :15).

 

Como vemos, aquí se señalan una serie de símbolos proféticos que podemos recordar a la luz de nuestro estudio sobre el Anticristo. Así, la "serpiente" es Satanás y la "mujer" es la iglesia (Efe.5:22). Pero ¿quién es la simiente de la mujer? Y ¿quién es la simiente de Satanás?

 

DESCIFRANDO SIMBOLOS

De acuerdo a los símbolos bíblicos, la simiente de la mujer es Cristo (Gál.3:16,19). Respecto de Satanás, ¿cuál será su descendencia?. Obviamente como Satanás no puede ser padre, la descendencia o simiente a la que la profecía se refiere no es de índole genética, sino espiritual (1 Jn.3:10; Jn.8:44). Después de todo, éste conflicto es un conflicto espiritual (Efe.6:12).

En esta profecía, Dios estaba extendiendo su cumplimiento a través de la historia. Al hacerlo, Dios prometía que para la mujer, es decir, a favor del pueblo de Dios aquí en la tierra, vendría un Mesías, con el fin de deshacer las obras del enemigo (1 Jn.3:8).

En este sentido, la "enemistad" entre ambos bandos, es el conflicto espiritual que se libra en el corazón de cada ser humano, porque el hombre tiene la posibilidad de elegir.

Si bien la raza humana caída era presa legítima de Satanás, Cristo había previsto no dejarnos jamás en esa condición. Dios nos ama tanto que antes que el hombre pecase, estaba ya provisto el plan de redención.

 

UN IMPRESIONANTE PARALELISMO BIBLICO

Maravillosamente, Apocalipsis 12 profundiza otros aspectos de este mismo conflicto espiritual. Si comparamos dicho capítulo con la profecía de Génesis 3:15 que describe la derrota final del anticristo, notaremos que en ambos textos se ocupa el mismo lenguaje simbólico. La razón de esta similitud no es casualidad.

En realidad, en el Apocalipsis, el profeta Juan está detallando especialmente el cumplimiento de la profecía de Génesis.

 Como veremos a continuación, ambos pasajes se sirven de complemento para estudiar el gran conflicto:

GENESIS 3 :15

APOCALIPSIS 12

Se habla de la "simiente" de la mujer.

Muestra a una mujer encinta, que pronto da a luz (vers.2, 5).

Se habla de una enemistad entre Satanás y la simiente de la mujer

Aquí se muestra cómo Dios protegió a Jesús (vers.4,5)

La herida que la serpiente inflingiría en el calcañar (herida de dolor) de la mujer, sería la herida que la misma serpiente recibiría en su cabeza (herida de muerte).

Se muestra al diablo siendo definitivamente expulsado del cielo, condenado para siempre (vers.9). Ello obviamente ocurrió cuando murió Jesús (y que es la herida en el calcañar).

Al ser expulsado, el diablo las emprendería contra la mujer misma. En realidad esto es algo que se clarifica a la luz del Apocalipsis.

"Entonces el dragón (la serpiente) se llenó de ira contra la mujer ; y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella".(Vers.17)

 

 EL CUMPLIMIENTO HISTÓRICO

Como podemos ver, son muchas los sucesos los que han dado cumplimiento a esta profecía.

1. La Venida del Mesías. Efectivamente, Cristo vino al mundo.

2. El dragón intentaría impedir su nacimiento. Lo que se cumplió en la persona de Herodes (Mt.2).

3. La serpiente heriría en el calcañar, pero ella sería herida en la cabeza. Así se cumplió desde el momento de la crucifixión de Jesús. Los teólogos coinciden en que la herida en el "calcañar" es una metáfora que representa un dolor enorme, y que la herida "en la cabeza" simbolizaría una herida mortal. Al matar a Jesús, Satanás sella definitivamente su propia muerte.

4. Satanás al ser sentenciado, perseguiría al pueblo de Dios (Apoc.12:5,6,14,16). Este pueblo es un pueblo guardador de los mandamientos, y del testimonio de Jesucristo (vers.17). En efecto, vemos cómo ha influido en la historia para adulterar la Ley de Dios y cambiar el día de reposo (Dan.7:25).

5. Satanás será finalmente destruido. Con este último evento (que se halla aún en el futuro), culmina el cumplimiento profético de Génesis 3:15, cuando Jesús emita su juicio contra Satanás.

  

LA PERSECUCION A LOS HIJOS DE DIOS:

Esta es una profecía que nos hace meditar. Apocalipsis 12:17 señala que Satanás está enfurecido con la iglesia. Al definir quiénes la componen, el texto se refiere a aquellos que guardan los mandamientos de Jesús y tienen el testimonio de Jesús. Indudablemente se está haciendo alusión a los objetivos que Satanás atacará, pues la única manera de hacerles guerra es atacando la Ley o el testimonio de Jesús.

La historia registra cómo la iglesia primitiva comenzó muy tempranamente a observar el primer día de la semana como día de reposo, contra la voluntad de Dios. Pero lo cierto es que la Ley nunca ha cambiado. Satanás se ha preocupado por pervertir la naturaleza y el propósito de la Ley de Dios, aún en los días de Jesús. Actualmente existe una confusión enorme en lo que respecta a este profundo tema doctrinal. ¿Ha sido abolida la Ley?

  

REDESCUBRIENDO EL SENTIDO Y PROPOSITO DE LA LEY DE DIOS:

Respecto a la Ley pareciera haber mucha contradicción, pero si estudiamos un poquito más a fondo notaremos que no existe tal.

La palabra Ley en la Biblia no siempre se refiere a la misma cosa. En ocasiones comprende la torah de los judíos (el pentateuco, o los primeros 5 libros de la Biblia), en otras, las leyes ceremoniales, y en otras, la Ley moral contenida en el Decálogo. También, Israel recibió leyes civiles que la regulaban como nación.

Las leyes civiles lógicamente regulaban sólo la vida de los israelitas y no son obligatorias para nosotros; las leyes ceremoniales tenían por objeto prefigurar la venida del Mesías, por lo que la muerte de Cristo eliminó el servicio típico, ya que el sacrificio de animales, es decir, la "sombra" dio paso a la realidad: el sacrificio de Cristo por nuestros pecados (Heb.10:1; 9:10-12).

Sin embargo, no puede decirse lo mismo de los Diez Mandamientos, pues ellos son un reflejo del amor de Dios: "Porque no adulterarás, no matarás, no hurtarás, no dirás falso testimonio, no codiciarás, y cualquier otro mandamiento, en esta sentencia se resume: Amarás a tu prójimo como a ti mismo" (Romanos 13:9).

Como vemos, el apóstol Pablo cita los Diez Mandamientos, y señala que ellos SE RESUMEN en el principio del amor. Esto demuestra que los Diez Mandamientos no han sido abolidos.

El problema está en que Satanás muy astutamente ha pervertido la noción que los creyentes tienen acerca de su cumplimiento, dando lugar a dos posiciones extremistas: El liberalismo, que dice que la gracia me exime de obedecer la Ley; y el legalismo, que cree que nuestras obras u obediencia determinan nuestra salvación.

LA BIBLIA nos señala enfáticamente que cumplir la Ley no nos salva. LA SALVACION LA PAGO CRISTO EN LA CRUZ. Es decir, somos salvos por gracia, por medio de la fe sin las obras de la Ley (Rom.3:28). La Ley no me puede salvar porque ese no es su propósito. El apóstol Santiago nos señala que la Ley se asemeja a un espejo. Sólo puede mostrarnos las manchas de pecado, pero no puede lavarlas (Sant.1:22-25). El apóstol Pablo nos dice que la Ley es nuestro "ayo" (instructor) para llevarnos a Cristo. ESE ES EL PAPEL DE LA LEY: conducirnos a Cristo (Gál.3:24), quien es el único que puede limpiarnos de toda maldad (Hech.4:12).

Por eso Pablo decía que la fe no anula la Ley, sino que la confirma en nuestros corazones (Rom.3:31). Dicho de otra manera, el cristiano hace lo correcto porque es cristiano, nunca con el fin de llegar a serlo. De manera que el creyente no obedece la Ley para ser salvo, sino que la obedece porque ya es salvo.

El real cumplimiento de los Diez preceptos se vio ejemplificado en la vida de Jesús. Cristo demostró con su vida el verdadero amor a Dios y el amor a los demás. Así cumplió la Ley. Por cierto Cristo guardó el sábado (Lucas 4:16), y enseñó principios acerca de su real observancia (Mat.12:12). Tal vez alguno dirá que Cristo guardaba el sábado porque era judío. Oh! Pero Cristo era nuestro ejemplo, ¿no?,

"Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis" (Juan 13:15),

"El que permanece en él debe andar como él anduvo" (1 Juan 2:6),

"Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor" (Jn.15:10),

"Si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos. Le dijo: ¿Cuáles? Y Jesús dijo: No matarás, no adulterarás, no hurtarás, no dirás falso testimonio, Honra a tu padre y a tu madre..." (Mat.19:17,18).

 

 Página Principal        Indice de Lecciones