02. Cuatro Imponentes Reinos
© Estudiantes de las Profecias                         

CUATRO IMPONENTES REINOS - Parte I

By Estudiantes de las Profecías (mensajeros@mixmail.com)

 

Las profecías fundamentales en el estudio del Anticristo se encuentran en diversos pasajes de Daniel y el Apocalipsis, textos que relatan vívidamente la perniciosa obra del enemigo a través de los siglos finales de este conflicto entre el bien y el mal. Al estudiar dichos textos, descubriremos la  línea histórica más larga de acontecimientos de que trata la Biblia. De hecho, abarca un período que comprende desde Babilonia hasta el establecimiento de la Nueva Tierra. Dicho espacio de tiempo es tan detallado, que nos permite unir los hechos sucesivos de la historia con total claridad. Sin embargo, dicho lapso, aunque a nosotros nos parezca extenso, sólo describe la fase final de esta pugna universal.

            Habíamos señalado que Satanás actuaría en la historia a través de intermediarios. Al estudiar las profecías veremos cuáles han sido y serán los intermediarios de Satanás que antecederán su aparición engañosa bajo la imagen falsificada de Jesús.

 

            Partiremos en nuestro estudio por el capítulo 7 de Daniel, el cual nos habla del conocido sueño profético de Daniel relativo a las CUATRO BESTIAS.

Si entendemos qué o quiénes son estas cuatro bestias, vamos a tener la base suficiente como para comprender casi toda profecía bíblica. Podremos entender especialmente la profecía de Apocalipsis 13, que nos habla del misterioso “666”, que algunos han identificado con el anticristo. El capítulo 13 de Apocalipsis, junto con estas profecías del libro de Daniel, constituyen el eje sobre el cual vamos a estudiar la obra del Anticristo.

 

Indudablemente la gente se preguntará ¿por qué no es posible estudiar quién es el 666 sino después de estudiar estas profecías del libro de Daniel?. Todos alguna vez hemos pensado lo mismo, hasta que nos damos cuenta de que las profecías  no se pueden entender sin comprender antes las profecías que le sirven de base, como es el caso de las profecías sobre las cuatro bestias, porque constituyen la base sobre la cual estudiaremos Apocalipsis 13. De esta manera, el libro de Daniel comienza el cuadro histórico de acontecimientos que el libro del Apocalipsis completará, siguiendo una línea cronológica maravillosamente clara.

 

            Veamos, pues, el sueño profético de Daniel:

 

“En el primer año de Belsasar rey de Babilonia tuvo Daniel un sueño, y visiones de su cabeza mientras estaba en su lecho; luego escribió el sueño, y relató lo principal del asunto. Daniel dijo: Miraba yo en mi visión de noche, y he aquí que los cuatro vientos del cielo combatían en el gran mar. Y cuatro bestias grandes, diferentes la una de la otra, subían del mar” (Daniel 7 : 1-3).

 

            A primera vista, de la lectura de estos versículos seguramente no entenderemos nada, y sin embargo expresan un mensaje introductorio tremendamente claro. La razón está en que aquí nos encontramos con varios símbolos proféticos. Gracias a ellos no sólo se impide una interpretación arbitraria de las profecías, sino que también indica el  único y correcto significado de los símbolos que se mencionan. Así tenemos que las cuatro “Bestias” no está en sentido peyorativo. No se refiere a monstruos ni animales reales. Según el versículo 17 de Daniel 7 se señala claramente que representan a CUATRO REYES. Asimismo, los “vientos” no son ni huracanes o vientos de verdad, puesto que esta palabra está contenida en un contexto profético. En este sentido, los vientos son símbolos de luchas y guerras (Jer.25: 31-33 ; 49 :36,37). El número “cuatro” de este mismo símbolo de los “vientos”, se encuentra claramente en alusión a los cuatro puntos cardinales. Por último, el “Mar”, según Apoc.17: 15 representa a los pueblos y naciones de la tierra.

 

 

NOTA : Como vemos, el Apocalipsis resulta fundamental para entender las profecías de Daniel, lo cual es particularmente importante, porque el libro de Daniel había sido sellado hasta el tiempo del fin (Dan.12:  4,8,9). Aunque el Apocalipsis se escribió en el primer siglo de la era cristiana, no pudo estudiarse masivamente sino hasta hace alrededor de dos siglos. Hay que recordar que durante la Edad Media las Biblias estaban prácticamente en poder de la Iglesia Católica, de modo que recién en el siglo XIX, con ocasión de la reforma, y gracias al invento de la imprenta, la Biblia pudo difundirse y traducirse a los diversos idiomas. Desde entonces las revelaciones que presenta el Apocalipsis  pudieron ser estudiadas, quitándose, a su vez, el sello puesto sobre las profecías de Daniel relativas al tiempo del fin. Con esto se nos dio un importante antecedente para saber en qué momento de la historia nos encontramos, y cuán cercano está el regreso de Jesús.

 

            Respecto del libro de Daniel, debemos hacer dos consideraciones:

1)    Son historia y profecía, por lo que posee una estructura dividida en capítulos históricos y capítulos proféticos.

2)    Los capítulos proféticos se subdividen en cuatro series, las que están íntimamente relacionadas entre sí. 

 

·       Las cuatro series proféticas son:

1º EL SUEÑO DE NABUCODONOSOR (Dan.2)

2º VISION DE LAS CUATRO BESTIAS (Dan.7)

3º VISION DEL CARNERO Y DEL MACHO CABRIO (Dan.8 y 9)

4º VISION DE LOS REYES DEL NORTE Y DEL SUR (Dan.10-12)

 

Como vemos, los capítulos 2, 7, 8, 9, 10, 11 y 12 son capítulos proféticos. El resto son capítulos históricos. Hechas estas consideraciones, leamos a continuación los versículos 4 al 7 de Daniel 7:

 

“La primera (bestia) era como león, y tenía alas de águila. Yo estaba mirando hasta que sus alas fueron arrancadas, y fue levantada del suelo y se puso enhiesta sobre los pies a manera de hombre, y le fue dado corazón de hombre. Y he aquí otra segunda bestia, semejante a un oso, la cual se alzaba de un costado más que del otro, y tenía en su boca tres costillas entre los dientes; y le fue dicho así: Levántate, devora mucha carne. Después de esto miré, y he aquí otra, semejante a un leopardo, con cuatro alas de ave en sus espaldas; tenía también esta bestia cuatro cabezas; y le fue dado dominio. Después de esto miraba yo en las visiones de la noche, y he aquí la cuarta bestia, espantosa y terrible y en gran manera fuerte, la cual tenía unos dientes grandes de hierro; devoraba y desmenuzaba, y las sobras hollaba con sus pies, y era muy diferente de todas las bestias que vi antes de ella, y tenía diez cuernos”.

 

 

      ORDEN Y DESCRIPCIÓN DE LAS BESTIAS  

ORDEN DE APARICIÓN

DESCRIPCION

1º Bestia

Como león, con alas de águila

2º Bestia

Semejante a un oso

3º Bestia

Semejante a un leopardo, con 4 alas de ave

4º Bestia

bestia espantosa y terrible

 

 

Página Principal        Indice de Lecciones